CUIDA TUS RIÑONES

Los riñones son dos órganos vitales que están situados en la parte media de la espalda, uno a cada lado de la columna vertebral.

Los riñones no sólo se encargan de mantener la sangre limpia y químicamente equilibrada sino que también activan la vitamina D, ayudando así a mantener los niveles de calcio para los huesos, sintetizan la eritropoyetina o EPO, que estimula a la médula ósea para producir glóbulos rojos y liberan la renina, encargada de regular la presión arterial.

Por lo tanto si tus riñones fallan, o no trabajan con una buena eficiencia se crea lo que se conoce como enfermedad renal o insuficiencia renal. Es en esta situación cuando aparecen problemas de salud, haciéndose  necesario recurrir a tratamientos para suplir esas funciones.

La enfermedad renal tiene dos apellidos fundamentales: enfermedad renal aguda o enfermedad renal crónica.  Irá acompañada de uno u otro en función de la velocidad con la que se instaura la enfermedad.

La enfermedad renal aguda ocurre cuando los riñones se lesionan de forma rápida (traumatismos, venenos, hemorragias graves...). Si los riñones no están dañados de gravedad la enfermedad puede revertirse una vez eliminada la causa.

La enfermedad renal crónica es la pérdida gradual de la función renal. En este caso es irreversible.

Es de suma importancia detectarla en la fase inicial, por eso son tan valiosas las pruebas de detección precoz.

Las dos  causas más comunes de insuficiencia renal son la presión arterial alta y la diabetes. En estos casos resulta crucial controlar la glucemia y la presión arterial, evitando que suba de 130 mmHg la sistólica y de 80 mm Hg la diastólica.

Los riñones también pueden fallar a causa de enfermedades autoinmunes, infecciosas o escleróticas, por factores hereditarios o a causa de traumatismos, venenos o fármacos consumidos de forma recurrente como los antiinflamatorios.

Algunos de los signos que se pueden manifestar cundo los riñones están enfermos son:

Hinchazón de manos y pies, calambres musculares, piel amarillenta, cansancio, náuseas, vómitos....

Es muy importante visitar al médico o profesional de la salud con regularidad en caso de enfermedad renal, mantener una dieta adecuada, regulando la ingesta proteica y reduciendo la cantidad de sal, así como controlar la presión arterial.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Efren Watwood (viernes, 03 febrero 2017 10:12)


    Hello, its pleasant paragraph regarding media print, we all be aware of media is a enormous source of data.